¿Cómo se determina si padezco de cáncer gástrico o no?

Existen diferentes métodos para diagnosticar el cáncer de estómago en una persona y lograr que sea tratable. Si sospechas de cáncer de estómago, la Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda realizar una de las siguientes pruebas basadas en las consideraciones de tu médico especialista:

Biopsia

Es el método para conocer con certeza si se trata o no de cáncer, consiste en extraer tejido anormal y someter las células a diferentes pruebas. Las biopsias se hacen usualmente durante una endoscopia superior, o una ecografía endoscópica en caso de que el tejido se encuentre profundo en la pared del estómago.

Endoscopia superior

Se utiliza cuando la persona presenta uno o varios factores de riesgo, o cuando los signos y síntomas sugieren la presencia de la enfermedad. El médico inserta un endoscopio para observar el esófago, el estómago y la primera sección del intestino delgado, e identificar alguna área anormal. Luego toma una muestra del tejido y éste se envía al laboratorio para ser examinada.

Ecografía endoscópica

Mientras que en una ecografía convencional se pone sobre la piel una sonda llamada transductor, que emite ondas sonoras interpretadas por un computador como imágenes, en la ecografía endoscópica se inserta por la garganta del paciente un endoscopio con un transductor pequeño en la punta, lo que permite ver imágenes del estómago de mejor calidad.

Prueba de las muestras de biopsia

Las muestras de biopsia se envían a un laboratorio y se examinan con un microscopio para determinar si contienen cáncer. De ser así, identificar qué clase es de cáncer es.

Existen muchos otros procesos para diagnosticar el cáncer gástrico (Conoce cuáles). Éstos también se usan para saber qué tanto se ha propagado la enfermedad por el cuerpo (en caso de detectarse) y para determinar si el tratamiento está siendo eficaz. Además, algunos métodos son menos invasivos y útiles en ciertas ocasiones.

Ten en cuenta que los síntomas del cáncer pueden ser causados por otras dolencias como un virus o úlcera estomacal y no siempre se trata de cáncer; por eso es fácil disfrazar o ignorar el cáncer de estómago. ¡Hazlo visible! Acude al médico si el problema persiste o empeora y así podrás descartar todas las posibilidades.